Trasplante Renal y Embarazo

El transplante renal ofrece significativas ventajas de sobrevida, calidad de vida, recuperación del estado endocrino y función renal de las pacientes en edad fértil afectadas por procesos renales terminales. En un periodo promedio de seis meses, la función menstrual retorna a la normalidad siendo posible el embarazo que se aconseja a los 12 meses post transplante; una de cada 50 mujeres transplantadas queda embarazada y la mayoría de los casos son exitosos: el 48% embarazos llega a término, el 33% son preterminos y 14 % son abortos.

Este 48 % se logra con un control estricto de niveles de drogas inmunosupresoras en sangre, control adecuado de la tensión arterial, función renal y de las infecciones principalmente de origen renal. Adicionalmente algunas patologías se presentan con mayor frecuencia en este tipo de embarazos como hipertensión arterial, preeclampsia, infecciones urinarias, infecciones vaginales por inmunosupresión, parto pretérmino, ruptura prematura de membranas y aumento de la tasa de cesárea.

El 50% de los hijos de madres transplantadas nacen prematuramente y esto aumenta la mortalidad neonatal principalmente por causa respiratoria. La prematures y el bajo peso al nacer están relacionados principalmente por la utilización de medicamentes y el desarrollo de HTA.

Por lo tanto el embarazo debe ser controlado en la consulta de embarazo de alto riesgo donde se cuenta con un equipo multidisciplinario para vigilar las condiciones fetales-maternas y realizar la detección temprana un posible rechazo renal. La paciente transplantada necesita estar en estrecho contacto con la institución donde se le realizó el transplante con la participación de nefrólogos, obstetras, perinatologos y anestesiólogos. A continuación se presenta el caso clínico de una paciente con transplante renal y embarazo atendida en la Fundación Clínica Valle del Lili.

RESUMEN DE HISTORIA CLINICA
Paciente G1 P0 con embarazo de 38.6 semanas por amenorrea acorde con tres ecografías nivel III, quien ingreso el 26 de abril del 2005 remitida del Hospital San José de Popayán con cuadro de 8 horas de evolución de ruptura prematura de membranas y a las tres horas siguientes inicio de actividad uterina.

Antecedentes Personales:
-Transplante renal de donante cadavérico en 2002 en la Fundación Clínica Valle del Lili.
-HTA crónica controlada.
-Infecciones urinarias a repetición.
-Medicamentos que recibe: Azatioprina 75 Mg. /día, prednisolona 5 Mg. /día, diltiazem 180 Mg. /día, clonidina 450 Mg. / día.

Antecedentes obstétricos:
-Embarazo controlado por nefrología y obstetricia de alto riesgo; con último control en marzo 18 del 2005 con: tensión arterial controlada, proteinuria en 24 horas negativa y función renal sin deterioro.

Examen físico de ingreso:
TA: 161/95 FCF: 152 Altura uterina: 32 cm.
TV: cervix corto, blando. Estación flotante con salida de liquido amniótico claro.

Valorada por obstetricia y nefrología se hospitalizo para inducción monitorizada del trabajo de parto, se solicitaron pruebas de función renal, hepática , cuadro hemático y monitoria fetal. Durante el trabajo de parto la paciente presento cifras tensionales elevadas de 160/118 -157/110 con signos premonitorios de preeclampsia: cefalea, tinitos, mareo y vomito. Se inicio manejo con sulfato de magnesio, tratamiento antiipertensivo y antibiótico endovenoso por sospecha de preeclampsia sobre agregada y parcial de orina patológico compatible con una infección urinaria.

Durante su hospitalización presento progresión anormal del trabajo de parto a pesar de presentar actividad uterina regular y de buena intensidad con Monitoria fetal intraparto negativa, por lo cual se decidió llevar a cesárea más ligadura de tubárica por desproporción céfalo- pélvica, ruptura prematura de membranas de 11 horas de evolución, crisis hipertensiva y preeclampsia sobre agregada.

El procedimiento quirúrgico se realizo sin complicaciones, obteniendose recién nacido de sexo masculino con peso: 2855grs, talla: 50, perímetro cefálico: 50y APGAR: 9-10-10. El recién nacido y el líquido amniótico estaban hipertermicos. Durante la cirugía presento tensiones elevadas de difícil control con TAM de 115 por lo cual se decidio continuar manejo en la UCI para inicio de nitroprusiato EV y ajuste de medicamentos antihipertensivos. Requirió un día en UCI con adecuado control de cifras tensionales con medicamentos orales y evolución clínica favorable. Se dio salida con formula médica con: ciclosporina 125 Mg./ día, azatioprina 75 Mg. /día, prednisona 5Mg/día clonidina 600 Mg. /día, ranitidina 300 Mg. /día y ciprofloxacina 500 Mg. cada 12h.

El recién nacido se hospitalizo en unidad de recién nacidos neonatales con impresión diagnostico de sepsis temprana por corioamnionitis materna e hijo de madre con transplante renal más preeclampsia severa, para toma de laboratorios e inicio de antibióticos. Permaneció 3 días en el servicio, hemodinamicamente estable sin requerir soporte inotrópico ni oxigeno, tolerando la vía oral. Con resultado de hemocultivos negativos con evolución clínica favorable se decide dar salida control en una semana por pediatría.

Posteriormente, la madre asistió a control ginecológico por consulta externa a la semana siguiente en compañía del recién nacido. La paciente se encontraba en buen estado general con tensión arterial de 130/95 y adecuada involución uterina, loquios normales.

Nuestros Especialistas

Ginecológico y Laparoscópico

Adolfo Congote
Adriana Martínez
 
José Nasser
 
Jorge Arturo Piñeros Pachón

 

Cirugía Fetal

Jaime López
 
 
Alejandro Victoria
 

 

Cuidado Crítico Obstétrico

María Fernanda Escobar

 

Fisiología de la Reproducción

Texto en construcción

Ginecología Oncológica

 
Omar H. Restrepo Forero
 
 

 

Infertilidad

José Nasser
 
 
Joaquín Idrobo Piquero
 

 

Medicina Materno Fetal

Jaime López
 
Alejandro Victoria