Prueba casera determina el sexo del bebé en la semana quinta del embarazo

Carmelo Otero M.D

Enlace a la noticia original:

Home test shows sex of fetus at five weeks of pregnancy

Autores:
Janice Hopkins Tanne
Publicación:
BMJ 2005; 331; 69-
Antecedentes:
El diagnóstico del sexo del bebé, antes de la disponibilidad de la ecografía, estuvo sometido a las especulaciones propias de los mitos, leyendas y creencias populares, y la incógnita sólo podía ser resuelta al momento del nacimiento. La Ecografía Obstétrica puede demostrar el sexo de la criatura con un margen grande de certeza, a partir del segundo trimestre del embarazo. El estudio genético del líquido amniótico, que busca posibles anormalidades genéticas del feto, revela su sexo alrededor de la semana 16-17 del embarazo. La biopsia de las vellocidades coriales, una muestra que se toma del reborde de la placenta en el primer trimestre del embarazo, con idéntico fin que el procedimiento anterior, también revela el sexo aproximadamente en semanas 8 a 11 del embarazo. Ambas instrumentaciones, la amniocentesis (punción a través de la pared del abdomen para obtener el líquido amniótico), y la biopsia de vellocidades, están indicadas sólo en casos restringidos debido a los riesgos que tienen esos procedimientos. La posibilidad de conocer el sexo del bebé lo más temprano posible tiene grandes ventajas, tanto desde el punto de vista clínico como de la curiosidad y gratificación de los padres, quienes desde temprano personifican su bebé y le preparan su recibimiento de acuerdo con el sexo. Clínicamente, las ventajas están determinadas principalmente en los casos de anormalidades genéticas ligadas al sexo.
Métodos:
Hace sólo pocas semanas está disponible en Estados Unidos una prueba que pretende diagnosticar el sexo del bebé en la semana cinco del embarazo, lo cual es apenas un corto tiempo después del primer atraso menstrual. La paciente adquiere, a través de la página de Internet de la compañía de biotecnología Acu-Gen, radicada en Massachusetts, un kit por valor de US$25. Toma una muestra de sangre en su casa, por medio de un pinchazo en su dedo, y envía esta muestra seca para su análisis, que cuesta US$250. El laboratorio analiza el DNA fetal en la muestra sanguínea materna, en la búsqueda de un cromosoma Y, que haría el diagnóstico de un embrión masculino. Entre dos y tres días después de enviada la muestra, la paciente consulta en Internet el resultado, a través de un código que le ha sido previamente asignado.
Resultados:
El laboratorio asegura que la prueba tiene una probabilidad de certeza del 99.9%. Se compromete al reintegro del dinero en caso de resultar erróneo el diagnóstico. Este costo no está cubierto por las compañías de seguros de salud. No es pretensión de la prueba determinar anormalidades genéticas de los embriones, estrictamente determina el sexo. No está disponible el kit para la venta en sitios públicos ni se comercializa a través de los consultorios médicos.
Conclusiones:
A pesar del corto tiempo de disponibilidad, esta posibilidad de conocer el sexo del bebé en época tan temprana ya ha originado inquietudes y polémica. La principal es el temor de que algunos padres, ante la posibilidad de acceder a un aborto de muy bajo riesgo por estar apenas iniciando el embarazo, resuelvan “balancear” el sexo de sus hijos, cuando ya han tenido dos o más del mismo sexo.
Comentario:
El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos se abstuvo de dar comentario alguno sobre la prueba, su confiabilidad, posibilidades y repercusiones.

Nuestros Especialistas

Ginecológico y Laparoscópico

Adolfo Congote
Adriana Martínez
 
José Nasser
 
Jorge Arturo Piñeros Pachón

 

Cirugía Fetal

Jaime López
 
 
Alejandro Victoria
 

 

Cuidado Crítico Obstétrico

María Fernanda Escobar

 

Fisiología de la Reproducción

Texto en construcción

Ginecología Oncológica

 
Omar H. Restrepo Forero
 
 

 

Infertilidad

José Nasser
 
 
Joaquín Idrobo Piquero
 

 

Medicina Materno Fetal

Jaime López
 
Alejandro Victoria